volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Impresiones, contrastes de una misionera en África que vuelve a Barcelona.

Posted by jorgellop en marzo 28, 2010

Esta carta se titulaba “Incongruencias”, pero la he querido titular de esta manera. En primer lugar tengo que decir que me gustan los perros y, entre ellos, hay varias razas que prefiero más.   Pero cuando hacemos de algo secundario lo principal, dedicamos tiempo y  ponemos nuestros afectos, perdemos el sentido común y nos empequeñecemos, hacemos como dice la autora de esta carta, el ridículo.

Es un detalle en el que se fija esta misionera, pero significativo de cómo se puede perder el norte.

Vivo desde hace un año y medio en Barcelona tras casi 30 en Benín como misionera. Ya pueden imaginar que el cambio no ha sido fácil. Muchas cosas me llaman la atención y aún me llenan de admiración. Pero lo que me escandaliza es la ropa de los animales. No llego a acostumbrarme a ver a una de mis vecinas paseando a su perrita vestida con un abrigo color lila y el cuello de piel a juego con el que ella lleva. Hace unos días llovía. Un mendigo pedía limosna y a su lado pasaba una señora con su perro cubierto con un lindo impermeable. Y no quiero hablar de las sandeces que se oyen en la carnicería cuando van a comprar el mejor bocado para su mascota o de los `peinados´ que les hacen con lacitos y trenzas. Se tienen que sentir avergonzados los pobres animales. No me extraña que alguno muerda a su amo. Con tantas familias que van a los contenedores del mercado a buscar comida en estos tiempos, ¿es justo derrochar en las mascotas? Comprendo que dan mucha compañía y que hay que atenderlos, pero no lleguemos a posturas ridículas.

Encarnación Hernández García. Barcelona

 

Anuncios

2 comentarios to “Impresiones, contrastes de una misionera en África que vuelve a Barcelona.”

  1. elena said

    hola.al igual que se te ha respetado a ti que seas misionera respetanos a los que adoramos, cuidamos y mimamos a nuestros animales.el trato hacia los animales no es como en benin y si tanta pena te da sigue haciendo el bien y ves a ayudar y deja al os dueños tranquilos y metete en tu vida que te basta y te sobra.un besito.

  2. david said

    Si los mendigos de barcelona son como los de aqui valencia que si les das una limosna es para irse corriendo al bar a gastarselo…. prefiero tener bien atendido a un animal que se pasa su vida a mi lado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: