volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

La conversión de Alec Guinness.

Posted by jorgellop en mayo 17, 2010

Desconocía la vida y conversión al catolicismo de Alec Guinness. Hoy lo he leído en  Religión en libertad.  Guinness, fallecido en el 2000, fue ídolo de toda una generación por su papel del maestro jedi Obi Wan Kenobi en La Guerra de las Galaxias.

La infancia de Guinness no fue fácil: nació en Londres en 1914, nunca supo quién fue su padre y vivía en pensiones con una madre que apenas se preocupaba de él. Era bebedora y robaba cosas.

Tras la escuela, trabajó un año en una firma publicitaria y después empezó a formarse como actor. En 1934 John Gielgud puso en marcha su exitosa carrera con el papel de Osric en Hamlet.

Durante la Segunda Guerra Mundial Guinness adoptó el anglocatolicismo, la rama ritualmente más parecido al catolicismo de la Iglesia Anglicana. Según escribió, la religión anglicana era “un baluarte psicológico contra las incertidumbres de la guerra y el miedo al futuro y me mantuvo por el buen camino”. Incluso, después de casarse, jugó un tiempo con la idea de hacerse sacerdote anglicano. Pero ya entonces, en los años de la guerra, siendo oficial en la Royal Navy, consideraba que el catolicismo era “el regimiento de élite” del que pensaba que no podía permitirse sus “caros uniformes”.

A los cuarenta años Guinness escribe en su diario: “mi alma, mi cuerpo, mi cerebro languidecen necesitando religión. El mundo es demasiado inhóspito e inexpresivo sin un sentido de adoración”. Cuando su hijo Matthew cayó enfermo de poliomelitis, Guinness hizo el pacto con Dios de convertirse si el chico se recobraba: Matthew se curó y Guinness se convirtió.

A partir de ese momento, Guinness devorará las obras espirituales del cardenal Newman, de Chesterton, de Hilaire Belloc, de Knox, de Carlos de Foucauld y de santa Teresa de Ávila. En uno de sus diarios apunta un pasaje de las Revelaciones del Amor Divino, una de las visiones de la beata medieval Juliana de Norwich: Vi una cosa pequeñita en la palma de mi mano, del tamaño de una avellana, redonda como una bolita. Pensé, ¿qué será esto? Y se me respondió: “esto es todo lo que ha sido hecho”. Me maravilló como podía mantenerse y no caer en la inexistencia por su pequeñez. Se me respondió: “se mantiene, y se mantendrá siempre, porque Dios lo ama”.

 

A Guinness le cautivó esta visión y en su caja de maquillaje llevaba siempre una avellana, que era lo primero que sacaba y ponía en la mesa del camerino al llegar a un teatro.

Era muy consciente de sus pecados y fallos, “dolorosos, cuando no ridículos o aburridamente repetitivos”. Fue consciente de sus fallos y de hecho la mayoría de sus papeles en cine o teatro trataban el tema del fracaso, fuese como soldado o espía, oficinista o vendedor, científico o noble en desgracia. En su vida espiritual, su reconocimiento de esta debilidad y su dependencia de los sacramentos fortaleció su fe.

 

Anuncios

Una respuesta to “La conversión de Alec Guinness.”

  1. Javier Perez said

    Una muy grata sorpresa, la conversion de Sir Alec Guinness, siempre yo lo habia tenido por un gran actor, que en verdad lo era, y basta recordarlo en sus innumerables peliculas en las que hacia papeles muy diversos, habiendo salido triunfante en todos y cada uno de ellos. Su ansia de” sentido de adoracion por ser el mundo un sitio demasiado inhospito e inexpresivo” sin ese sentido, es verdaderamente lo que siente cada ser humano en su interior pero que muchas veces no lo sabemos interpretar o no lo queremos hacer aflorar porque es mas facil seguir cometiendo errores y aplacando la conciencia con la excusa de que es propio de seres humanos equivocarse. Me hace recordar la vida de C S Lewis quien de ateo se convirtio al cristianismo abrumado por el peso de la razon que le indicaba que un Dios debe existir porque nuestra razon nos lo dice asi y que lo que en el fondo le ocurria cuando era ateo era que el estaba “irritado con Dios por no existir”. Estos personajes extraordinarios enriquecen la vida de los demas y yo siento una emocion inmensa cuando me entero de estas cosas de estos personajes que me son allegados espiritualmente y me gustan como artistas o escritores etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: