volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

La crisis se ceba en los jóvenes

Posted by jorgellop en junio 5, 2010

Uno de cada tres jóvenes ha perdido su empleo desde el inicio de la crisis económica. En este periodo, el número de jóvenes parados se ha duplicado hasta los 1,6 millones. Ayer también podía leer en un informe de Caritas que la crisis económica ha provocado que en dos años, de 2007 a 2009, el porcentaje de los pobres en España aumente un 3,4 por ciento, lo que supone que hay un millón más de personas que vive por debajo del umbral de la pobreza y ya superan los 9 millones.

Las dos titulares me  hicieron recordar lo que leí hace unas semanas.

La noticia de que una joven de veintiún años se quitó la vida por ser rechazada una y otra vez en multitud de ofertas de trabajo es una prueba de que la salud mental de una sociedad que se resiente en tiempos de crisis. Depresión, ansiedad, estrés; lo vemos a diario sin acabar de comprender la magnitud del fenómeno. Es todavía más preocupante si se tiene en cuenta que en los jóvenes europeos, uno de sectores más golpeados por la crisis, la principal causa de muerte es el suicidio.

Puede que el caso de Vicky Harrison sea un extremo, pero no está lejos de la realidad afirmar que un gran número de jóvenes está pasando por una situación similar. La imposibilidad de encontrar trabajo, incluso en los empleos menos cualificados, es un golpe a la autoestima que no es fácil de encajar. Por muy tenaz que uno sea, es complicado permanecer impasible al rechazo indefinidamente. Con una sociedad en crisis, es necesario educar a las nuevas generaciones a encajar los fracasos y a saber que no lo tendrán tan fácil como la anterior. Enseñar que no sólo se buscan oportunidades, sino que también se crean.

 

¿Qué está pasando? Cuando a los jóvenes se les inculca una buena educación, su efecto pervive y se desarrolla a lo largo de sus vidas. Estas son las consecuencias de la falta de valores, cuando hemos quitado la formación religiosa de las escuelas y los hogares. Si para ellos no hay Dios, si existimos por azar en un mundo meramente fáctico, sin más norma que la casualidad, entonces todos los valores son relativos. El resultado, está servido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: