volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Una de las muchas historias que no se publicarán del viaje de Benedicto XVI a Inglaterra

Posted by jorgellop en septiembre 19, 2010

Ayer me pasé unas horas dentro del coche. Volvía de la Rioja de celebrar el matrimonio de un primo mío. En ese tiempo pude escuchar varias veces las noticias en la radio. Las referencias al viaje del Papa a Inglaterra estaban sesgadas por el mismo patrón: las reuniones con las víctimas de abusos sexuales, la manifestación en contra de su estancia, etc.

Hoy me he encontrado con este testimonio. Habrá muchos parecidos, como los habrá de personas que se han sentido removidos por sus persona y sus palabras.

 

Sucedió al acabar la Eucaristía en el parque Bellahouston de Glasgow, después de horas de aguantar con frío y cansancio: Benedicto XVI, al descender del altar, se dirigió directamente al pequeño Anton McManus, de 9 años, convaleciente de un cáncer.

Le impuso las manos sobre la cabeza y oró por él en alemán. Después lo bendijo y le deseó en inglés: «buena suerte, que Dios te bendiga». A continuación le dio la mano a su padre, Kevin, de 35 años, y a su madre, Tammi, de 34, y bendijo también a la otra hija del matrimonio, Rebecca, de 11 años.

«Yo rompí a llorar», explica la joven madre a LA RAZÓN. «El Papa nos pilló por sorpresa. Ha sido uno de los días más importantes de nuestra vida, un momento que nuestra familia no olvidará nunca», afirma emocionada. Católicos de toda la vida, de East Kilbride, los McManus luchan contra el cáncer de Anton desde hace 5 años. El pequeño ha pasado 25 tratamientos de radioterapia y dos operaciones importantes. «Nuestra fe nos ha sostenido como familia a través de todo esto», explicó Tammi a la prensa inglesa.

«Rece por mi cáncer»
Hace diez días Anton escribió al Papa «para pedirle a usted si podría bendecirme cuando venga a Glasgow para ayudarme a mantener lejos mi cáncer. Rezaré para ver si hay respuesta», decía la carta. Y el Papa accedió. En teoría, debía rezar por el niño a su llegada a Glasgow, así  que al hacerlo después de la misa, con el niño ya cansado, les pilló desprevenidos.

Anuncios

Una respuesta to “Una de las muchas historias que no se publicarán del viaje de Benedicto XVI a Inglaterra”

  1. Muy buenas, ese articulo tambien lo publiqué you en mi Blog. Te mando el enlace http://moralyluces.wordpress.com/2010/09/18/el-papa-impuso-las-manos-a-un-nino-con-cancer-y-oro-por-el/

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: