volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Juzgar por las apariencias

Posted by jorgellop en noviembre 29, 2010

Leo en el Semanal esta carta. La titulan “la verguenza de pedir”. Me parece que es más adecuado el título que he puesto en la entrada por el peligro que corremos de equivocarnos por las apariencias.

Hace unos días paseaba por una calle céntrica de mi ciudad y se me acercó un hombre de unos 35 años. «No puede imaginar la vergüenza que me da pedir -me dijo-, pero necesito ayuda. Tengo un bebé de cuatro meses y no tengo para comprar un bote de leche infantil. No le pido dinero, sino que me acompañe a la farmacia para comprar lo que necesita mi hijo.» Nos acercamos a la farmacia y le entregué un bote de leche del mayor tamaño que había. El hombre me invitó a que lo acompañara a su casa y así poder ver a su niño, pero me excusé y le expuse lo mejor que pude que me fiaba y creía totalmente en él. Pasada una hora aproximadamente, volví a pasar por la puerta de aquella farmacia. De espaldas a la puerta de la calle y junto al mostrador se encontraba el mismo hombre recogiendo una cantidad de dinero que le entregaba el farmacéutico. Un borbotón de sangre y de ira subió hasta mi frente y lo esperé en la puerta. Al salir, lo llamé y aquel hombre volvió su rostro hacia mí. Mi ira, de repente, se transformó en vergüenza y mi frente, lívida y fría. Aquél no era el hombre a quien yo había prestado mi ayuda.

José Romero Sepúlveda. Málaga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: