volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

La anti-anécdota

Posted by jorgellop en enero 2, 2011

Te voy a contar la anti-anécdota, me comentó Juan. Me encontré con una persona el día 31 que me pidió dinero. Le dije que no se lo daba pero lo poco que tenía –algo más de dos euros- los destinaba en la compra de un bocadillo.

-No vayas a ese bar porque vale un poco más de lo que tienes. Vamos a otro.

En el camino me fue contando que era policía con tres hijos…Al llegar al bar, vimos que estaba cerrado.

-Si quieres vamos a Mercadona, le dijo Juan. Con su aprobación, nos acercamos al super. Entramos los dos y nos gastamos todo en una barra de pan, una lata de bonito y leche.

A la hora de pagar, me dijo: me sabe mal que esperes tanto –porque había mucha gente en las distintas cajas- pero prefiero esperar fuera.

Al salir, Juan, no se encontró a nadie.

 Esto sí que es hacer el bien sin mirar a quien, sin esperar recompensa.

Me falto preguntarle a Juan qué había hecho con todo lo que había comprado.

Una respuesta to “La anti-anécdota”

  1. Piluca said

    Sigue habiendo buena gente. ¡Qué bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: