volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Un agujero negro

Posted by jorgellop en enero 18, 2011

Fui asaltado en la calle por un hombre de mediana de edad que me preguntó:

-¿Es usted sacerdote?

-La respuesta simplemente  la daba mi vestimenta sacerdotal

-¿Podría hablar con usted porque tengo un agujero negro dentro de mí.

Me dirigía como todos los sábados, a la misma hora al colegio para atender a unas personas.

-Si quiere tenemos cinco minutos. Al final fueron más de quince.

Comenzó a explicarme lo que había sido su vida y en qué consistía su negrura interior.

Tengo una hija, me comentó, afectada desde hace muchos años por una enfermedad, rara que le impedía cualquier contacto con la vida. Este es mi primer y principal problema. El segundo, continuó, es un asunto -que concretó- que me está llevando a poner en peligro mi matrimonio.

Al terminar de hablar, le di unos consejos. Le animé a seguir luchando para erradicar ese vicio y prometí rezar por toda su familia.Nada nuevo, ni original.

Lo que  necesitaba esa persona no era una solución que yo no le podía dar sino hablar, ser escuchada, desahogarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: