volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

La perdida de un hijo: “una lección difícil de olvidar”

Posted by jorgellop en septiembre 15, 2011

Hoy una mujer que ha perdido un hijo  me ha dado esta carta para que la publicase. Me ha pedido que no ponga su nombre. Así lo he hecho. No he tocado nada de su redacción…Sólo he añadido parte del título de esta entrada.

 

Soy madre de cinco hijos, la mayor tiene 13 años y el pequeño casi 4. Mi marido y yo hemnos ido cambiando de casa y acoplando nuestras vidas por la llegada de cada hijo, cada uno  una ALEGRÍA y un ESFUERZO más.

Mi marido corría profesionalmente para mantenernos y yo corría haciendo comidas, poniendo pañales, lavadoras…en fin criando y educando.

Ahora me sentía algo más independizada con todos en el colegio y me puse a estudiar una nueva carrera, y de pronto un nuevo embarazo. ¡Qué pereza! Ya me imaginaba en el carrito de aquí para allá, ya no podría ir en bici embarazada, no tendría tiempo para estudiar, mi marido se iba a quizás estresar más, tendría que poner literas o cambiarme de casa.

No me veía bien pero empecé a ver la otra cara de la moneda y vi el latido del corazón en la primera ecografía. Vi la ilusión de los cinco que no hacían más que vigilar el tamaño de mi barriga, la aceptación generosa de mi marido.

Era uno nuevo en la familia que ya tenía nombre, Blanca o Nacho, el pequeño de mis hijos guardaba lo que se le quedaba pequeño para él/ella.

Llegó la hora de una segunda ecografía y el ginecólogo dijo que el embarazo estaba “detenido”. Me fui a casa y antesd e que puderan hacerme el legrado, aborté. Lloré y recé y fui consciente de que había perdido uin hijo.

Es normal que pensara al principio que no me ven´´ia bien el sexto, somos humanos y tendemos a vivir lo más comodamente evitando grandes sacrificios, y no vemo, por lo menos de primeras, el valor real de las cosas, los regalos que Dios nos da.

¡Cuánto nos ciegan los problemas y que poco nos atrevemos a confiar en Dios! y es que encima nos creemos que lo que hemos conseguido en esta vida es mérito nuestro, y sin Él poco podemos.

La falta de Nacho o Blanca ha sido un golpecito de Dios a mi y a los míos que nos ha hecho más conocedores de la verdad y por tanto nos ha acercado más a Él.

Del mismo modo, valoro aún más los hijos que ya tengo ydoy gracias a Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: