volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Un adolescente sin tapujos

Posted by jorgellop en octubre 19, 2011

Me lo contaba hoy, Amparo, por decir un nombre. Su hijo había invitado a tres amigos a pasar el fin de semana.

No he visto chicos más educados. Mira que pasó. Estábamos viendo un concurso de televisión. No me acuerdo ni qué concurso. Al terminar un concursante, hombre, recibió del presentador un breve beso en los labios. Lo que llaman un “pico”. Aquel se molestó mucho…

Entonces intervino uno de los amigos de mi hijo pidiendo que cambiase de prógrama. Amparo, pensó que lo hacía por ella y así se lo dijo.

-No, lo hago por mí. A mí esas cosas me molestan.

¡Menudo valor! Ese adolescente pudo tomar otra solución igualmente buena, pero eligió la más difícil: dar la cara ante la madre de familia, en casa ajena y rodeado de otros amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: