volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Un hijo en el Cielo

Posted by jorgellop en diciembre 29, 2011

 Cuando Paz se quedó embarazada de su tercer hijo, los médicos les dieron una terrible noticia: el bebé tenía agenesia de cuerpo calloso en el cerebro e hipoplasia del ventrículo izquierdo, con probabilidad de vida del 0,0%. Pero Paz y Juan saben «que la vida es regalo de Dios, y que teníamos los meses del embarazo para dar todo el cariño a nuestro hijo, a quien quisimos llamar Emmanuel, Dios-con-nosotros».

Los médicos y algunos de su entorno «repetían que no había razón para tenerlo, pero un hijo es un regalo, venga como venga». Y quizá porque Manu intuía cuánto le querían, empezó a generar cuerpo calloso, a luchar por su vida y a hacer añicos los pronósticos médicos.

Al final, Manu nació con síndrome de Down, problemas en el corazón, el cerebro, el hígado y los pulmones (su caso se ha estudiado en congresos internacionales), y con unos enormes ojos azules y una sonrisa llena de paz. Aunque sus padres tenían fe, la vida de Manu «nos ha ayudado a estar muchísimo más cerca de Dios, a crecer como matrimonio, a aprender qué es de verdad la entrega y cómo Dios sostiene en el dolor. Manu nunca se quejaba y llenaba de ternura a los que han tenido contacto con él, y nosotros queremos vivir igual».

En sus 15 meses de vida, Manu tuvo 2 operaciones, y, en su paso por el hospital, «había médicos, enfermos y familiares que agradecían el testimonio de amor que decían que dábamos, pero que era cosa de Dios, a través de Manu».

Ahora, su madre explica, con lágrimas de amor y esperanza, que «le echamos de menos todo el tiempo, pero Dios nos ayuda. La pena está, y claro que lloramos. Pero sabemos que Manu está feliz, que ha vivido amado cada segundo de su vida y que, cuando nos eligió para ser sus padres, Dios nos hizo el mayor regalo de nuestra vida, junto a nuestros otros dos hijos. Ahora tenemos claro que, como matrimonio, tenemos hijos para que vayan al cielo, y Manu ya ha llegado».

Así que esta Navidad van a vivirla «sabiendo que es cierto que Jesús nació y que está con nosotros, porque hemos podido cuidarle y darle todos los besos del mundo a través de Manu».

Porque Manu, querido hijo, como cada bebé, es la muestra de que el Dios que se hizo Niño sigue entrando en nuestra vida envuelto en pañales.

Fuentte: Alfa y Omega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: