volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

La conversión a la fe de Rick Santorum

Posted by jorgellop en marzo 5, 2012

Mucho he escuchado sobre las ideas del candidato republicano Rick Santorum. Padre de familia numerosa y con una hija con una enfermedad de nacimiento. Se ha mojado claramente sobre  aborto, los anticonceptivos, el “matrimonio” entre personas del mismo sexo, la libertad de educación de las familias o la separación entre Iglesia y Estado.

The New York Times, revela que, según confesó el mismo Santorum el año pasado, él era un “católico de nombre” hasta que conoció a su mujer y pensaron en casarse. Fue en 1988, y Karen era enfermera neonatal. Según el diario, la hoy esposa de Rick venía de una relación con un médico abortista y ella misma era partidaria del aborto.

 Pero algo la hizo cambiar, y de hecho cuando empezó a salir con aquel joven aspirante a político (tenía 30 años) que llegaría al Senado en 1991, le urgió a visitar a su futuro suegro. Kenneth Garver era pediatra en Pittsburgh, especialista en genética y padre de una familia numerosa formada en una profunda fe católica

“Nos sentamos uno en frente del otro en torno a su mesa, y estuvimos toda la tarde hablando del aborto. Quedé absolutamente convencido de que tanto desde el punto de vista de la ciencia como desde el punto de vista de la fe, no había más que una postura posible”, explicó Santorum en octubre a un grupo provida.

 Sus ideas se deben a la promesa que le hizo a su hijo Gabriel, que murió a las pocas horas de nacer tras un embarazo al que le sugirieron en más de una ocasión poner término, porque los problemas del feto se detectaron desde la vigésima semana. Pero los Santorum creyeron siempre que Dios tenía un plan para la corta vida de unas horas que sabían tendría el bebé.

 Dice un amigo suyo desde hace veinte años, Frank Schoeneman, que, al fallecer el pequeño, Santorum hizo el voto de llevar una vida de la que Gabriel pudiese sentirse orgulloso. Y eso incluye no esconderse ni tener respetos humanos en la profesión de su fe. En 1998 escribió un libro, Cartas a Gabriel, volcando su alma en recuerdo de la tragedia vivida.

Tiene muy claro que Dios es el centro de su vida, y muy clara cuál es su actitud ante Jesucristo: “Ante sus ojos soy totalmente inútil. No puedo hacer nada por Él. Sólo amarle”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: