volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

No todo está perdido

Posted by jorgellop en marzo 26, 2012

Cuelgo esta carta que leí ayer en el Semanal:

La señora tendría ochenta y pico años muy bien llevados, era pequeñita, con el pelo blacno, con ojos azules y  limpios, y se abrigaba con un chaquetón de muchos inviernos.

La dependienta de la tienda de congelados la saludó y preguntó con una enorme ternura qué deseaba. Después de un rato de duda y de consultar los precios escogión un cuarto de menestra de vedura, cinco croquetas de bacalao y cinco gambas rebozadas. En total: 3, 40 euros.

Cuando pagó, vi que llevaba un solo billete de cinco euros en el  monedero. Mientras ella buscaba el el dinero, la dependienta a hurtadillas, le puso una croqueta y una gamba más.

La anciana, dando alegremente los buenos días, salió con su bastón y su pequeña bolsa de congelados. La dependienta siguió despachando. Los pocos clientes que allí estábamos nos miramos en silencio, y en los ojos de un señor de aspecto curtido y con barba me parecio ver una lágrima futiva.

Ante tanta miseria moral que nos rodea, y ante las constantes noticias de quienes se enriquecen indecemente, creo que la figura de la anciana, de la dependienta e incluso la del señor de la barba consiguen arrojar un poco de dignidad y de aire limpio en nuestra sociedasd, y que podamos pensar que no está todo perdido.

Federico. Badajoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: