volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Me ha tocado ser tetrapléjica: sus ventajas

Posted by jorgellop en junio 1, 2012

He terminado el libro “No es bueno que Dios esté solo”. He tomado unas notas: dos me han servido para realizar las últimas entradas del blog. Antes de devolver el libro he copiado, no completa, la entrevista que hacen a María Luisa Ruiz-Jarabo, tetrapléjica. Sufrió un accidente esquiando en Sierra Nevada.

La entrevista la realiza Gonzalo Altozano en la sede de Cidon, empresa especializada en proyectos y suministros para la decoración de hoteles y de la que Ruiz Jarabo es socia activa y fundadora.

Estuvo cerca de un mes en coma. Tras despertar, ¿qué cosas recuerda?

A mi padre, por ejemplo, diciendo que no había nada que hacer, pero que no me preocupara, que todo estaba en manos de Dios.

¿Le tranquilizó?

Muchísimo. Mi familia, mis amigos, la gente… no sabe cómo se volcaron. También me ayudó mucho la Madre Teresa de Calcuta.

¿La Madre Teresa?

Antes del accidente, yo estaba con un libro de ella en el que decía ver a Jesucristo en las personas más desvalidas. En el hospital, donde las enfermeras tenían que lavarme porque yo no podía moverme, pensaba en lo de Madre Teresa y era un subidón.

¿Cómo lo mantuvo?

Pensando: «Si esto me ha pasado a mí, estadísticamente no puede pasarle a nadie más de mi familia». Me sentía, en cierto modo, una salvadora. Sé que es falta de humildad, pero pensarlo me ayudó muchísimo.

¿En ningún momento se enfadó con Dios?

¡Para nada! Desde el principio le sentí ahí, muy cerca, sin abandonarme un momento. Por eso nunca me he deprimido ni he querido dejar de vivir.

O sea, que su vida tiene sentido.

Un sentido distinto, pero sentido al fin y al cabo. Me ha tocado ser tetrapléjica… ¡pues a dar lo mejor de mí misma!

(…)

Sigamos con su plan de vida espiritual

He empezado a ir con una amiga a las adoraciones al Santísimo que se organizan en el seminario de Madrid. iSon una preciosidad!

Más.

La semana pasada fui con esta amiga mía, que es fenomenal, a una clase de Biblia. ¡Apasionante! Creo que el año que viene me apunto.

¿Y qué pensará si algún día toca comentar la curación del paralítico?

Pues que qué estupendo. Pero, fíjese, nunca he pedido para un milagro.

¿Nunca?

Nunca. Es que prefiero pedir otras cosas, que creo que son más importantes. Porque para mí la silla de ruedas no es ninguna cruz. Y si lo fuera, i qué gozada de cruz!

¿Por qué?

Porque ha mejorado mi vida.

¡Pero si ha perdido movilidad!

Eso es fácil de suplir: mi silla son mis piernas.

Me rindo. ¿Cuáles son las ventajas?

¿Aparte de no tener que hacer cola y entrar gratis en los museos?

Aparte.

La gente a la que he ido conociendo. Porque, ¿sabe?, la silla atrae a personas buenas, con ganas de ayudar, especialmente sensibles, que merecen la pena.

Más ventajas.

Mi vida espiritual, que me llena un montón. Hasta el punto de sentirme privilegiada, de darle gracias a Dios por todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: