volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Carolina Rodríguez,gimnasta e hija de sordomudos, una vida de continua superación

Posted by jorgellop en agosto 5, 2012

Carolina Rodríguez comenzó en la gimnasia rítmica por casualidad

Si me caigo 300 veces, ¿por qué no me voy a levantar 301?”. Ese es el espíritu deCarolina Rodríguez Ballesteros (León, 24 de mayo de 1986), nuestra representante en el concurso individual de gimnasia rítmica en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La leonesa, que, además de dedicarse al deporte de manera intensiva estudia Psicología, tuvo queaprender desde su más tierna infancia lo que era expresarse con el cuerpo. Concretamente con las manos: sus padres son sordomudos.

Carolina cuenta cómo de complicado fue para ella trasladarse a Madrid para dedicarse a lo que es la pasión de su vida. “El resto de niñas podían hablar por teléfono con sus padres todos los días. Yo no”. Tuvo que elegir y eligió seguir expresando con su cuerpo a pesar de tener que alejarse de su casa.

Su fisioterapeuta asegura que es casi imposible que pueda dedicarse a la gimnasia de elite tal y como tiene el ligamento externo de su tobillo. Pero la ilusión puede más que los tremendos dolores con los que tiene que afrontar cada movimiento de cada entrenamiento. Ella misma se venda cada día, cuidadosamente el pie derecho para “notar la tensión del vendaje”.

 Aunque quizás le doliera más que, con todo el trabajo ya hecho para los Juegos de Pekín, desde la Federación Española se le comunicara en 2007 que no iban a contar con ella porque era demasiado mayor. Tuvo que abandonar Madrid a mitad de curso, aturdida y hundida.

 Poco después, Carolina anunciaba su retirada del mundo de la gimnasia artística. Pero a los dos meses su entrenadora de toda la vida, Ruth Fernández, la convencía para empezar de cero.

Los duros entrenamientos en un polideportivo abandonado al que llamaron ‘La nevera’ dieron sus frutos y, tras años de sufrimiento, volvió a alzarse con el Campeonato de España y, posteriormente, una plaza en los Juegos de Londres.

¿Qué hace Carolina antes de salir a dejarse el alma compitiendo? Su entrenadora reza una oración dividida en frases que ella va repitiendo. Después, Ruth le da tres besos que son contestados con otros tres de la gimnasta a la cruz que su preparadora lleva colgada al cuello.

Es justamente lo que sucederá el próximo 9 de agosto antes de que empiece la primera rotación en el Wembley Arena. El objetivo de Carolina no es otro que colarse en la final para poner, a sus 26 años, un broche de oro a una carrera de fondo en la que en algunos momentos ha tenido que esprintar.

Lo único que pretende con esta última participación en unos Juegos no es otro que lo que lleva persiguiendo toda la vida, con los aficionados y con sus padres: “Disfruto con lo que hago y hago disfrutar a la gente“.

FUENTE: ABC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: