volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

La alegría de una madre por la vocación religiosa de su hija

Posted by jorgellop en octubre 25, 2012

Con que orgullo esta madre escribe esta carta y la titula: Mi hija de 20 años, carmelita descalza en El Escorial.

Soy madre de 5 hijos, actualmente entre 27 y 20 años de edad. Les escribo para contarles que mi hija pequeña, Paloma, estudiante de 2º curso de Historia en la Complutense, acaba de entrar en el convento de las carmelitas descalzas de El Escorial. Oyó la llamada de Dios durante la Semana Santa de este año y, aunque era consciente de cuál era su sitio, decidió esperar hasta septiembre para entrar, porque estaba previsto que, durante el verano, se casaran dos de sus hermanas.

Lo que me parece destacable de la historia de Paloma (dejando a un lado la grandísima llamada que Dios le ha hecho) es lo normal que ha sido su vida en estos meses en los que esperaba.

Ha ido a las bodas de sus hermanas, y ha bailado, se ha divertido, ha cantado…, incluso se fue con su padre, como cada año, a Pamplona a correr los encierros de San Fermín, que le apasionan.

Pero, cuando llegó al Carmelo y besó, desde dentro, la reja que la separa del mundo, suspiró y dijo «¡Por fin!» Me deja pasmada lo bueno que es Dios, y el sello de normalidad que tienen todas sus obras.

FUENTE: ALFA Y OMEGA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: