volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Una espontanea

Posted by jorgellop en febrero 3, 2013

Creo que no soy una de esas personas que salen de su casa y les ocurren cosas raras. Pero ayer sí que me sucedió algo que me dio que pensar.

Iba por la calle, con el sol de frente, cabizbajo, rezando y pensando en “mi cosas”. Cuando me crucé con una mujer de mediana edad, desconocida para mí, que me soltó:

-Levante la cara. Alegre esa cara.

Me dejó tocado, tan tocado que no tuve tiempo de reaccionar. Me hubiera gustado intercambiar algunas palabras.

Sí que tomé nota porque Dios se sirve de todo, se sirvió de esta señora para que a partir de ese momento vaya un poco menos ensimismado y un poco más sonriente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: