volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

La “fragilidad” del Papa

Posted by jorgellop en febrero 16, 2013

papa1

Un día antes de renuncia del Papa Benedicto XVI, aparecía en el Semanario un artículo titulado:  fragilidad física, fortaleza espiritual. Eran las primeras horas después de conocer la noticia. Copio algunos párrafos.

Lamentablemente, mi hermano solía enfermar a menudo” afirma Georg Ratzinger en el libro “Mi hermano, el Papa”.

Siendo un bebé, “cuando se le daba de comer no retenía nada en el estomago” recuerda su hermano. La religiosa que ayudó a su madre los primeros días a atender al recién nacido “probó de todo, pero nada le gustaba”. Casi ya a la desesperada, se le ocurrió darle copos de avena y sucedió que, esta vez sí, el niño los comía con gusto. “Prácticamente los copos le salvaros la vida”

Esa fragilidad le acompañaría en su juventud y en su madurez.

Sus alumnos comprobaron más de un vez su agotamiento después de un viaje. El mismo escribía después de su participación en el Concilio: “Comencé mis clases (…) en un estado de salud precario, después de las excesivas fatigas del periodo conciliar”

Un ejemplo, cuando se especulaba sobre el sucesor del Arzobispo de Munich  “no podía tomarme estos rumores muy en serio –recuerda-, dado que eran sobradamente conocidas tanto las limitaciones de mi salud como mi desconocimiento de las funciones de gobierno”

“Mis fuerzas suelen estar muy por debajo de mis necesidades. A medida que nos vamos haciendo mayores (…) nos sentimos débiles, sin recursos ante alguna situación concreta. Es el momento de dirigirse a Dios para decirle ‘ahora ayúdame Tú, porque yo ya no puedo más’ (Sal de la Tierra)

Así cuando las votaciones empiezan a dejar claro el desenlace, “me vino a la cabeza la idea de la guillotina: ¡ahora cae y te da”. Pocos días después comentó que le dijo a Dios: “¡No me vas hacer esto. Tu tienes otros más jóvenes y más capaces que puedan realizar esta tarea con un nuevo impulso y nueva fuerza”

El título está perfectamente puesto porque el alma arrastraba a su cuerpo, lo espiritual a lo físico. Preocupado por cumplir la voluntad de Dios, olvidado de sí mismo hasta que su cuerpo ha dicho basta. Si ha tomado esta decisión ha sido como siempre pensando en el bien de la Iglesia y de las almas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: