volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

20 razones para creer (I)

Posted by jorgellop en marzo 20, 2013

 

Resumen de 20 razones de por qué se puede creer. Me lo han enviado. No conozco su procedencia de estas sencillas tesis.

 

 1.- CREO, PORQUE SOY LIBRE. De hecho, hay ateos. No creen, porque ellos no quieren. Y yo creo, porque quiero. Por eso tiene mérito.

 

2.- FE Y LIBERTAD, NO SE OPONEN. Los ateos pueden vivir sin querer creer en Dios. Creer en Dios no se puede imponer; luego yo creyendo, soy libre. Creer en Dios es una elección, un acto de libertad. Y para mí, es un acto de libertad que me libera.

 

3.- HAY EVIDENCIAS INEVITABLES. Hay cosas que se imponen por coacción, incluso por coac­ción racional o lógica: que dos y dos suman cuatro. Pero sería difícil soportar que Dios me viniese impuesto así, como por una imposición violenta.

 

4.- CREER EXIGE SER LIBRE. Puedo desear que todos los hombres lleguen a creer en Dios. Pero, antes que nada, deseo para ellos la libertad. Si no, serían máquinas, no personas. La fe es el mayor ejercicio de tu libertad.

 

5.- CREER NO ES DE TONTOS. Sólo creo, si soy racional y libre. Creer me fuerza a ser crítico: no creo cualquier cosa, ni por cualquier motivo, ni obligado. Creo porque me fío de Dios, y pienso que no fiarme de Él, eso sí que es irracional. Como la economía no es capaz de hablar de electrones, tampoco la ciencia física es capaz de hablar de fe.

 

6.- NO CREO IRRACIONALMENTE. No creo en algo porque no lo entienda, ni porque sea absurdo. Está condenado decir “Ego credo, quia absurdum est”. Que no pueda yo demostrarlo, no significa que eso sea irracional. Tampoco puedo demostrar la raíz de dos, que es un número irracional, y no por eso es algo absurdo.

 

7.- HAY OBJECIONES A LA FE. Claro. Muchas. Si no las hubiera, no haría falta la fe para creer. Por ejemplo: Si Dios es el sumo bien, ¿Cómo Dios permite el mal? Respuesta: porque permitir el mal es permitir la libertad, la cual es un bien aún mayor.

 

8.- NO ES ALGO SENCILLO. No es sólo elegir entre “creo” y “no creo”. La frontera entre fe e incredulidad está dentro de cada uno. Hay incrédulos que se pregun­tan a veces: “¿y si fuera verdad?”. Y hay creyentes que se preguntan: “¿Y si no fuera verdad?”. Esto prueba que todos los hombres creen en algo, y dudan en algo.

 

9.- ¿CUÁL ES LA CLAVE? Ser humilde. Pedirla. La fe es un regalo. Es un don. No lo consigues co tus propias fuerzas. No es como elegir entre fanta y coca cola. La fe te la da Dios: es inmerecida. Es algo recibido. Si no agachas las orejas para pedírselo, si no reconoces que Dios te queda lejos, y que sin su ayuda no le alcanzas, entonces jamás creerás.

 

10.- DIOS DA LA FE. Dios se ofrece a nosotros. Nos ve incapaces. Pero nos respeta. Se niega a imponerse con violencia, a quitarnos nuestra libertad. Nos permite decirle sí o no.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: