volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Carta a un hermano, asesino de sus padres.

Posted by jorgellop en mayo 31, 2013

El título puede ser llamativo y deja pocas ganas de leer esta entrada.

Pietro Maso, con 19 años, asesinó a sus padres para cobrar la herencia. Fue condenado y durante años, todas las semanas fue visitado sólo por un sacerdote. El fue quien acercó a sus hermanas a Pietro.

Ahora publican un libro sobre su cambio de vida y una de sus hermanas, Laura,  hace una reflexión  sobre el cambio, el perdón a su hermano.

“Soy la hermana de Pietro Maso que hace 17 años mató a nuestros padres. Nosotras, hermanas, junto a la pérdida de nuestros padres hemos perdido también un hermano y por tanto nos encontramos comenzando un recorrido nuevo y difícil, con un sufrimiento dentro que era bastante fuerte, porque no es fácil perdonar algo tan grave. Damos gracias a don Guido por su ayuda: ha sido él el primero que ha ido a ver a Pietro a la cárcel y a seguirlo en estos años. Así también nosotras poco a poco hemos reconstruido una buena relación con el hermano que habíamos perdido, como habíamos perdido toda la familia.

Podíamos abandonar también a ese hermano,  hubiera sido fácil. Sin embargo perdonar es algo más profundo y difícil pero que nos ha dado también la alegría dentro por los pequeños pasos que veíamos dar a nuestro hermano, su camino, su conversión. Lo hemos perdonado en escucha de las palabras de Jesús “amaos los unos a los otros”.

Es fácil amar cuando se quiere a alguien, pero es difícil  escuchar decir “ha matado a los padres” y son palabras muy fuertes para nosotras, pero  sabemos que tenemos que hacer también nuestras esas palabras de Jesús que dice “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”. Nosotros hemos perdonado con la ayuda de Dios y así es que este hermano que estaba muerto está como resucitado y es él, a veces, que nos consuela con su camino. Hoy, que es el día de Pascua, nos parecía muy bonito poder decir: “Estábamos muertos y hemos resucitado”. A veces vamos a las tumbas de nuestros padres y les sentimos en el paraíso y que están cerca de nosotros y que aprueban el camino que sus hijos están tomando.

Perdonar no quiere decir pasar página y hacer como si no hubiera pasado nada. Quiere decir verlo todo, también el delito, a la luz de la fe. No es que uno se olvida. El perdón es algo profundo y uno debe sentirlo dentro para poder vivir bien. Odiando no sé como se podría vivir.

Muchas veces hemos ido a visitarlo a la cárcel, cada dos o tres meses más o menos. No nos lo había pedido, era don Guido el que nos lo pedía y al principio nosotras éramos contrarias porque temíamos que él se aprovechase de nosotras. Y poco a poco, encontrándonos con él y redescubriéndonos hermanos y nos decíamos que quizá muchos hermanos que vivían juntos no tenían ese sentimiento. Así ha terminado nuestro miedo a que se aprovechara y hoy estamos seguros que ha cumplido su camino sin el cual se habría perdido y nos habríamos perdido también nosotras en el fondo.

Nuestros maridos nos han apoyado en esta elección. Nuestros niños poco a poco han comenzado a entender y saben y lo llaman tío y viven bien su relación con él. La alegría que sentimos en el corazón por haber reencontrado un hermano quizá nos ha ayudado a dar esta enseñanza.

El obispo Flavio Carraro que había sido informado por don Guido más de una vez nos ha dicho “estad cerca de él, perdonadlo, rezad por él”. Es lo que nosotras hemos tratado de hacer”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: