volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Recuerdo todos los días cuando negué a Dios

Posted by jorgellop en septiembre 9, 2013

Hablaba con unos padres sobre la vida cristiana de su hijo de apenas quince años. Así se expresa en Antonio Pérez en un libro titulado “Formar bien es posible”.

La madre -sigue diciendo el autor- se mostraba muy activa, hablaba de las cosas que a ella le preocupaban, y como pensaba que había que actuar. El padre estaba callado. No decía nada ni expresaba ninguna idea.

Me extrañó esa frialdad ante la vida concreta de un hijo suyo. 

Unos días después pude habla a solas con él. y me confió lo siguiente: “Mira, yo veo como mi hijo está mejorando en casa, en sus estudios, con sus hermanos y amigos y en su vida cristiana y no puedo olvidar que cuando tenía más o menos su edad me planteé seriamente entregar mi vida a Dios. Ahora tengo 48 años y ni un solo día de mi vida he olvidado que le dije a Dios que no

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: