volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Dios no es una máquina de refrescos

Posted by jorgellop en abril 12, 2014

Hay personas que sí lo piensan. Y lo hacen cuando le piden algo. Si rezo unas avemarías y  unos padrenuestros, Dios me dará lo que le pido. Como cuando me acerco a una máquina de refrescos, echo las monedas, elijo lo que quiero y espero a que me salga. 

No es así. Y ¿cómo es? Intentaré explicarme. A Dios le llega todo lo que le decimos y pedimos. Pero Él nos da no lo que necesitamos si no lo que nos conviene. Aquí se producen los cortocircuitos que nos cuesta entender.

Dios que nos quiere, le importamos mucho, nos da aquello que más encaja con lo que Él considere que es mejor. Es la lógica de Dios, distinta de la lógica humana. La actitud que debemos de fomentar es la de la confianza: Dios es mi Padre y sabe el camino, sabe más. 

Entonces da igual pedir o no, pedir una cosa u otra. No. Con nuestra peticiones llamamos la atención de Dios para que se interese por lo nuestro. Como Él es Padre, actúa como tal. Tampoco nosotros podemos dejar de actuar como hijos que algunas veces no saben pedir o que piden demasiado, la luna. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: