volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Carta de un hincha a Buffon, portero de la Juve y de la selección italiana: no rompas tu matrimonio

Posted by jorgellop en septiembre 21, 2014

Querido Gigi: yo también me separé de mi mujer, pero después…”

Así comienza esta carta que Religión Digital publica:

Estimado Gianluigi Buffon, te escribo estas palabras tras ver una foto que me he encontrado delante en Google. Siempre he tenido este pensamiento dentro de mí y ahora tengo el valor, por lo que he querido escribir un pensamiento personal esperando no resultarte poco respetuoso, pero con la esperanza de que estas palabras lleguen a tus ojos y, sobre todo, a tu corazón.

También yo he vivido el tumulto de la separación de mi esposa (con un niño de casi tres años) por motivos vinculados a una aparente incompatibilidad y otros motivos pertinentes… Me había convencido a mí mismo de que estaba enamorado de otra mujer (muy bella e inteligente) y estaba dispuesta a dejar a mi hijo entre las buenas manos de mi mujer (ex en aquel momento), privándolo de la valiosa y constante presencia de su padre con tal de seguir mis deseos y, por consiguiente, mi puro egoismo que me replicaba diciéndome: ella no te cuida y ya no te ama, ahora ya no la amas, todos se separan y hoy separarse es normal, los hijos de todas formas tendrán todo lo que puedas darles, me he enamorado de esta mujer, etc. Pero en el fondo, lo que de verdad tenía que decirme era: ¿cuánto estás dispuesto a ofrecer por amor de tu hijo?

¿Cuánto estás dispuesto a cambiar para dar fe al juramento de fidelidad hecho? ¿Cuánto amas de verdad a tu hijo para demostrarlo con un acto de verdadero altruismo? Poco a poco mi corazón empezó a sentirse sucio, mi alma estaba triste, mi egoísmo me cegaba y me quitaba esperanza hacia mi familia, mi orgullo me tenía atado a mis elecciones de puro egoísmo…

Un día me dije: pero si hoy hubiera tenido un padre que me hubiese quitado la familia en la que nací por otra mujer a la que nunca podré llamar mamá, ¿estaría contento de él?

Pues bien, ¡no! Empecé a avergonzarme y empecé a pensar que amar era, sobre todo, saber renunciar. Así que cogí valor, deseando recuperar a mi familia y darle así de nuevo a mi hijo a su madre y a su padre… Fue un periodo de purificación que duró un par de años y tras una peregrinación a Medjugorje con mi esposa (a la que fuimos estando separados), la Virgen nos ayudó y hoy estoy aquí, escribiéndote serenamente junto a mi mujer y a mi hijo, que es más mayor, y con una relación totalmente nueva que es más intensa del primer periodo de nuestro matrimonio…

¡Le pido al Señor para que tu lado humano y paterno surja de tu corazón y pueda volver a dar a tus hijos y a tu matrimonio la paz y la serenidad que necesitáis!

¡Un hincha!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: