volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Cuando amamos llegamos tarde

Posted by jorgellop en noviembre 12, 2015

No me gusta especialmente la poesía, pero leo este artículo en Alfa y Omega y me han dado ganas de conocer más del poeta polaco Jan Twardowski.

Me contaba un amigo que su vida cristiana empezó a cambiar al descubrir otro significado en la conocida expresión agustiniana «Tarde te amé».

Se había percatado de que su destinatario no solo era Dios, sino también el prójimo, pues sus ojos y oídos, bien dispuestos para las prácticas de piedad, no se mostraban siempre sensibles, aunque fuera de modo inconsciente, a la presencia de la gente con que se relacionaba.

Enseguida me vino a la memoria un poema del sacerdote y poeta polaco Jan Twardowski, del que se ha cumplido el centenario de su nacimiento. Son unos versos para recordar cómo nos apremia la caridad de Cristo:

«Démonos prisa en amar, la gente se va tan pronto,/solo deja tras ellos sus zapatos y un teléfono mudo/Amamos siempre poco y demasiado tarde».

El poeta nos invita a estar muy atentos para descubrir el rostro de Cristo en el prójimo: «Cualquiera que sale a nuestro encuentro viene de Su parte/, mas nos resulta tan cabalmente corriente, que no nos percatamos de ello».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: