volver a nacer

Sentido del sufrimiento y del dolor. El valor positivo de la enfermedad

Archive for the ‘aborto’ Category

¿Dónde van los niños cuando son abortados?

Posted by jorgellop en agosto 7, 2014

En pocos minutos me encuentro con dos noticias sobre el aborto. Una negativa y otra positiva. 

La primera de una chica chilena que  compra por internet pastillas para abortar y deja el feto en la lavadora de su casa…

La segunda, es la pregunta que le hacen al Arzobispo de Tarragona en Infovaticana:

¿Dónde van los niños cuando son abortados?

Al cielo… ¿Le cabe alguna duda? Estoy seguro de que allí rezan por el arrepentimiento y conversión de sus padres.

Esta noticia salva a la otra…Me quedo con la segunda.

Anuncios

Posted in aborto | Leave a Comment »

Una ídea que da luz

Posted by jorgellop en mayo 8, 2014

Tiene 41 años y nació con síndrome de down. Hoy, sor Cristina Acquistapace ha ganado el premio Una Vida por la Vida concedido por la Facultad de Bioética del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum.

De la entrevista que leo en Zenit me quedo con lo siguiente:

Cristina, ¿qué diría a las mujeres que quieren interrumpir el embarazo porque descubren que tienen un niño down?


— Sor Cristina: Dios no ha creado la discapacidad como algo que pudiera hacernos mal, sino que ha querido dar a algunos la posibilidad de comprender el verdadero sentido y el verdadero valor de la vida, a través de personas muy especiales a las que ha dado la tarea de ser luz para el mundo.

Yo soy contraria al aborto, pero no soy quien para juzgar a quien lo hace. Más bien, si rezo dos veces por una madre que tiene la valentía de llevar adelante su embarazo a pesar de todo, rezo 6 veces más por una madre que con esta valentía no lo consigue.

Todos tienen el derecho de nacer, de venir al mundo, de darse a conocer y demostrar qué son capaces de hacer. Todos somos hijos de Dios, aún si somos imperfectos. En el fondo la raza perfecta no existe.

Posted in aborto | Leave a Comment »

Un obispo, “tocado” por unos abortos de los que fue testigo cuando era estudiante de medicina.

Posted by jorgellop en enero 25, 2013

Me ha gustado estos fragmentos de la Carta Pastoral del obispo de Denver, Samuel Aquila. No quiero añadir más porque lo mejor es leerla.



»Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

»Fui a la universidad en universidad en 1968 con la idea de convertirme en doctor como mi padre. A fines de los 60s y en los 70s, los campus universitarios eran lugares de mucha agitación.

»En los tres primeros años en la universidad, yo no practiqué mucho mi fe, y ciertamente, nunca imaginé que el Señor me llamaría a ser obispo.

»Pasé mis primeros tres años de universidad trabajando como auxiliar y asistente en la sala de emergencia en el Centro de salud de la universidad y en un hospital en California, durante las vacaciones de verano.

»Cuando comencé a trabajar, no tenía mucha idea del sufrimiento humano o de la dignidad humana. Pero durante mi trabajo en hospitales, algo cambió.

»En ese momento, algunos estados habían aprobado leyes a favor del aborto, que yo no ni siquiera sabía que existían. Debido a estas leyes, cuando estuve en la universidad fui testigo del resultado de dos abortos.

»El primero fue en una unidad quirúrgica. Entré en una de las salas y en el lavabo, totalmente abandonado estaba el cuerpo de un pequeño niño no nacido, que había sido abortado.

»Recuerdo que me quedé impactado. Recuerdo haber pensado que yo debía bautizar a ese niño.

»El segundo aborto fue más traumático. Una mujer joven entró a la sala de emergencia dando de alaridos. Dijo que ya había tenido [practicado] un aborto y que el doctor [el abortista, el que le hizo el aborto] la envió a su casa diciendo que ella evacuaría los restos de forma natural. Pero mientras el doctor, su novio, la enfermera y yo la pusimos en la camilla, ella estaba sangrando.

»Yo sostuve una vasija mientras el doctor retiraba un pequeño brazo, una pequeña pierna y luego el resto del cuerpo destrozado de un pequeño niño no nacido.

»Eso me impactó. Me sentí muy triste por la madre y el hijo, por el doctor y la enfermera. Ninguno de nosotros hubiera participado en algo así, si no hubiera sido una emergencia. Yo fui testigo de cómo un pequeño ser humano había sido destruido por la violencia.

»El recuerdo de esto me persigue. Nunca olvidaré que fui testigo de hechos de inexplicable brutalidad. En los abortos de los que fui testigo, personas poderosas tomaron decisiones que terminaron con la vida de niños pequeños e indefensos. Mediante mentiras y manipulación, los niños fueron vistos como objetos. Mujeres y familias fueron convencidas de que acabar con una vida sería indoloro y fácil de olvidar. Algunos expertos construyeron argumentos aparentemente convincentes, diciendo que los niños no nacidos no eran personas en ningún sentido, que no sentían dolor, y que estaban mejor muertos.

»Yo fui testigo de la muerte de dos pequeñas personas que nunca tuvieron la oportunidad de respirar. Eso no lo podré olvidar jamás. Y desde entonces nunca he sido el mismo.

»Mi fe era débil en aquel momento. Pero supe por la razón, y por lo que vi, que una vida humana había sido destruida. Mi consciencia despertó a la verdad de la dignidad del ser humano desde el momento de la concepción. Me convertí en provida y eventualmente regresé a mi fe.

»Aprendí qué era la dignidad humana cuando la vi despiadadamente despreciada. Yo sé, sin duda alguna, que el aborto es un acto violento de asesinato y explotación.

El obispo Aquila, a continuación expone algunas consecuencias de varias décadas de aborto legalizado:

»Tolerar el aborto durante 40 años nos ha encallecido. Hemos aprendido a ver a las personas como problemas y objetos. En estas 4 décadas desde Roe vs. Wade, nuestra nación ha encontrado nuevas formas de debilitar a la familia, marginar a los pobres, a los que no tienen casa, a los mentalmente enfermos; hemos encontrado nuevas formas de explotar y abusar.

»Cuando yo trabajaba en hospitales en la universidad, no sabía o entendía lo que la Iglesia enseñaba respecto de la vida humana. Aprendí por experiencia que una vida humana es destruida en cada aborto. Pero no estaba preparado para defender la vida, no estaba preparado ni siquiera para ver la verdadera dignidad humana, mucho menos para proclamarla. Yo ruego para que ninguno de ustedes queridos hermanos y hermanas, se encuentren alguna vez en la posición en la que yo estuve muchos años atrás.Rezo para que ustedes estén preparados para defender la verdad sobre la vida humana.

Fuente: RELIGIONENLIBERTAD

Posted in aborto, historia de superación, testimonios | Leave a Comment »

Las mentiras del aborto

Posted by jorgellop en enero 6, 2013

Se nos dijo que, con la liberalización del aborto aprobada en 2010, disminuiría el número de abortos; se nos explicó que, con la extensión del acceso a los anticonceptivos, el aborto se reduciría; se nos quiso convencer de que, con PDD sin receta, habría menos abortos; se nos intentó vender la idea de que el adoctrinamiento de los niños en los mitos de una sexualidad irresponsable y lúdica acabaría con el aborto; se nos pretendió ilustrar sobre la antropología de género como clave para la felicidad de una Humanidad liberada del dolor y la muerte.

¿Resultado? Más abortos, menos nacimientos, más divorcios, menos matrimonios, más vidas rotas, más personas solas, más mujeres abocadas a dar muerte en sus entrañas y más chicos y chicas soportando desde su primera juventud biografías hechas de dolor, muerte y sexo degradado en cuerpos gastados y almas destrozadas.

Las cifras del aborto en 2011, en España, vuelven a poner de manifiesto cómo la defensa del aborto se funda en las mismas mentiras que se repiten año tras año, en todos los rincones del planeta, con ocasión y sin ella. La admisión social del aborto se basa en la mentira, y su erradicación se conseguirá con la verdad; con la verdad sobre la vida, sobre la mujer y sobre la maternidad.

La causa provida debe basarse en un amor fiel a la verdad teórica sobre la bondad de la vida y la maternidad, formuladas, una y otra vez, y sin pudores estúpidos, y a la verdad práctica del compromiso activo con la bondad de esos bienes verdaderos. Doctrina y compromiso; palabra y testimonio; ciencia y cuidado personalizado; éstas son las claves para vencer a la gran mentira del aborto.

Para superar la actual cultura del aborto hace falta difundir la verdad sobre la vida y la maternidad, su belleza y su bondad que dignifican a quienes las aprecian y protegen, y degradan a quienes las atacan y desprecian. Pero como, además, la cultura del aborto no está encarnada en regímenes y países lejanos, sino en nuestro entorno más inmediato, es también imprescindible el testimonio de compromiso con la vida de muchos en lo más cotidiano de nuestro entorno social, para que la fuerza del testimonio avale y refuerce la evidencia oscurecida de la verdad del valor de la vida.

En esta batalla, la familia es pieza fundamental. Son necesarios matrimonios que, con su ejemplo alegre, hagan visible que el amor fiel y abierto a la vida es una gozada asequible y estupenda, mujeres y hombres que reciban la vida con alegría y esperanza; el testimonio de jóvenes que aprecien y respeten su sexualidad para prepararse para matrimonios leales y fecundos; el testimonio de divorciados y mujeres que han abortado y sean capaces de mostrar que ése no es el camino.

Con la verdad sobre el hombre se vencerá a la mentirá del aborto. Y en la recuperación de esa verdad, leyes justas son medio imprescindible y necesario.

Benigno Blanco

Fuente: Alfa y Omega

Posted in aborto, artículos | Leave a Comment »

118.359 nuevos problemas

Posted by jorgellop en diciembre 22, 2012

Esta es la cifra de abortos del año pasado en España. Supone un  un incremento de abortos del 4,71% en relación a 2010, según los datos hechos públicos ayer por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. En total hubo 5.328 abortos más.

Sí, es una cifra que asusta. Se puede interpretar de muchas maneras. Hoy, con la experiencia que tengo, no veo el aborto como una solución sino como retraso para afrontar el problema. Siempre aflora de nuevo…Siempre está ahí al acecho.

El aborto no es solución al problema, es “eternizarlo”.

Posted in aborto, sufrimiento | Leave a Comment »